Versión españolaEnglish VersionVersion Française
16 de diciembre de 2017
Buscar
Primera Plana
DÍA ANDALUCÍA
Escuela TIC 2.0
Escuela de Familia
Actividades del Cole
Experiencias
Noticias
Proyecto Comenius
Interculturalidad
Familia
Educación para la Paz
Coeducación e Igualdad
Poesía
Deportes
Ciencia
Relatos
Infantil
Rel. y Moral Católica
Rel. Cristiana Evangélica
Lectura
Juegos y Pasatiempos
Humor
Presentación de la REMO
Entrada de Alumn@s
Mantenimiento (Profesores)

Escuela de Familia


CINCO PASOS SENCILLOS PARA QUE UN NIÑO DEJE DE DECIR TACOS

Internet, 29/09/2012.

Los niños aprenden pronto que ser maleducado produce reacciones interesantes para ellos en los demás, indican los expertos.

No es raro que los adultos se rían de la mala educación de los niños pequeñitos porque es incongruente, pero según los expertos, esto sólo hace más probable que el niño sea maleducado de nuevo.

Es un hecho. Los niños imitarán los tacos si los oyen en casa o fuera de ella. «Si usted dice tacos, no se sorprenda de que su hijo también lo haga. Si quiere que deje de decir palabrotas, primero tendrá que conseguir que nadie en la familia las diga», advierte John Pearce, autor del libro «Berrinches, enfados y pataletas».

A juicio de este especialista, profesor de Psiquiatría Infantil en la Universidad de Nottingham, «es mejor cortar de raíz la mala educación antes de que se convierta en un hábito». Estas son algunas de sus ideas de cómo conseguirlo :

1. Que su hijo no consiga su atención ni influya sobre usted siendo mal educado o diciendo palabrotas.

2. Pruebe a ignorarle totalmente hasta que diga las cosas de forma educada y se disculpe por ser maleducado.

3. Una reacción exageradamente fuerte e inmediata a un taco puede ser útil para dejarle claro que es inaceptable. Fuerte no significa pegarle, lo cual se debería evitar ; significa dejar muy claro que la mala educación no es correcta. ¡Si tu hijo no se da por enterado, evidentemente, tendrás que practicar un poco para ser más convincente!

4. Con niños un poco más mayores (7 años en adelante) puede resultar efectivo hacerles pagar un euro por el lujo de de decir un taco, y luego destinar el dinero a quien más lo necesite.

5. Es mucho más difícil controlar los tacos fuera de casa, por lo tanto, es mejor concentrarse en hacerlo bien en casa para que su hijo sepa lo que está bien y lo que está mal.

«BERRINCHES, ENFADOS Y PATALETAS»
 
 

Este libro de John Pearce , profesor de Psiquiatría Infantil en la Universidad de Nottingham, ofrece soluciones comprobadas no sólo para evitar que digan tacos, sino también para ayudar a su hijo a enfrentarse a emociones fuertes
.

Su intención es ayudar en los problemas de la crianza y demostrar a los padres que también se puede vivir una paternidad o maternidad feliz.

Para obtener más información de «Berrinches, enfados y pataletas» puede entrar en las siguientes páginas web: www.paidos.com , www.espacioculturalyacademico.com y www.planetadelibros.com.

© P+D. +qFamilia.

Profesorado.


[Versión imprimible de este artículo]