Versión españolaEnglish VersionVersion Française
16 de diciembre de 2017
Buscar
Primera Plana
DÍA ANDALUCÍA
Escuela TIC 2.0
Escuela de Familia
Actividades del Cole
Experiencias
Noticias
Proyecto Comenius
Interculturalidad
Familia
Educación para la Paz
Coeducación e Igualdad
Poesía
Deportes
Ciencia
Relatos
Infantil
Rel. y Moral Católica
Rel. Cristiana Evangélica
Lectura
Juegos y Pasatiempos
Humor
Presentación de la REMO
Entrada de Alumn@s
Mantenimiento (Profesores)

Rel. Cristiana Evangélica


DIGAMOS NO AL HALLOWEEN

Manuel Jorge Martínez Muñoz

Vícar, 25/10/2013.

Desde hace unos pocos años, a través de las películas norteamericanas, nos ha llegado una tradición cultural que proviene de los antiguos druidas (sacerdotes de ídolos paganos)

Aunque se ha tomado como una fiesta inocente e infantil, se trata de la rememoración de hechos terribles como el culto al diablo, a los espíritus, invocación de los muertos, etc...

- ¿Por qué los cristianos y los musulmanes le dicen «NO» a Halloween?
- ¡Justamente porque son creyentes en Dios. En el único Dios!

Halloween es una antigua fiesta pagana en la que los druidas iban de casa en casa recaudando dinero para el dios Samain. Cuando una casa rehusaba cooperar, los sacerdotes de Samain los maldecían y les echaban maleficios a sus habitantes.

Muchos padres y madres sólo ven en Halloween una fiesta inocente con disfraces, golosinas y entretenimientos. Pero, ¿qué hay detrás de esas cosas “triviales”, detrás de ese séquito de brujas, fantasmas, de esqueletos, vampiros y demonios? Sin relacionar forzosamente Halloween con las prácticas ocultas, muchos educadores y psicólogos de varios países denuncian su carácter malsano.

 
 
Otros podrán decir: ¿Qué diferencia hay entre Navidad y Halloween? Hay que ser tolerante, se trata del mismo comercio...

Después de la fiesta del Día del Padre y del Día de la Madre, se inventó en EEUU la fiesta de las abuelas, y ahora se llama a los niños y jóvenes a celebrar Halloween.

Pero a diferencia de los momentos en que se exaltan la ternura, los lazos familiares o los que recuerdan la noche en el niño Jesús llegó al mundo, Halloween es símbolo de maldición, de violencia y de muerte.

Aún a riesgo de pasar por retrógrados, ¿cómo no levantarnos vigorosamente contra lo que supera el marco de una simple fiesta? Lo que debemos transmitir los cristianos a nuestros hijos es un mensaje de paz, de amor, de vida: la buena y nueva vida para la salvación de los hombres.

© Editorial Buena Semilla (adaptado)

Profesorado.


[Versión imprimible de este artículo]